Cómo mejorar tu nivel de confianza

¿Te ha ocurrido algo a lo largo de tu vida que ha hecho que no confíes en los demás? En MA Psicólogos, centro psicológico en Oviedo, especialista en psicología de adolescentes y psicología de adultos, vamos a tratar de enseñaros a reconocer vuestro nivel de confianza y si es posible mejorarlo.

mejorar-confianza-uno-mismo

Todo parte de un factor clave, la confianza en nosotros mismos. Este requisito, que no siempre cumplimos, es la base que alimenta nuestra confianza en el mundo exterior, en los demás. Por ello, el primer análisis que debemos hacer debe ir encaminado a conocernos un poco más y saber si tenemos una buena confianza en nosotros mismos o no. Esto es algo que va muy ligado a la autoestima, pieza clave que siempre ronda a la hora de enfrentarnos a las distintas situaciones de la vida.

Sin duda no es fácil confiar en los demás, sobre todo cuando a lo largo de la experiencia vital se llevan desengaños o situaciones complicadas. Pero… evidentemente es algo necesario, teniendo en cuenta que vivimos en sociedad. Estamos constantemente confiando en el buen servicio de un local, en el buen hacer de un conductor de un vehículo…

Un ejercicio de partida que debemos hacer es analizar nuestras experiencias de forma adecuada, para no generalizar a partir de casos puntuales y sacar conclusiones precipitadas. No por tener una experiencia negativa con alguien de una nacionalidad, por ejemplo, van a tener que ser todos los habitantes de ese lugar malas personas. Aquí entra un factor determinante, que es la relativización de la importancia que otorgamos a las cosas. Es muy interesante que nos paremos un segundo a analizar cuál es nuestra pirámide de prioridades o valores, aquello que nos importa de verdad. De esta forma veremos con más claridad en qué puntos debemos de ser más transigentes con la confianza y en cuáles no.

¿Qué puedo hacer para mejorar? Cobra un papel de relevancia la observación de los comportamientos de los demás, de sus patrones de conducta. Sobre todo llevado a las acciones, a los hechos. Esto nos dirá si alguien tiene más posibilidades de ser de fiar o no. Las personas responsables tienden a darnos una imagen más confiable, de modo que es importante captar este requisito en los demás. Si alguien nos dice la verdad aunque duela, si vemos un interés por ayudarnos sin recibir nada a cambio, son indicadores de que podemos confiar en ellos.

Normalmente creemos que los demás pueden confiar en nosotros. De igual forma hay gente ahí fuera, en el mundo, en los que se puede confiar. Por ello, vamos a fomentar la confianza en los demás, no a cualquier precio, con lentitud y argumentos, con una mente abierta y especialmente sin prejuzgar a los demás. Analizar bien las situaciones, para ampliar nuestra mirada y ver más allá, siendo objetivos y no dejándonos llevar por impresiones sin razones. Es importante ver que, en ocasiones, perdonar es una herramienta que no sólo calma nuestro dolor, sino que fomenta que se den oportunidades a la gente que realmente lo merece, y que podemos confiar en ellos.

Muchas son las claves para potenciar la confianza en los demás… pero quizás el principio es pensar en nosotros mismos para darnos la oportunidad de mejora que deseamos.

¿Te atreves a hacerlo?

Deja un comentario

siete + diecinueve =