¿Quieres más tiempo libre? Organízate mejor

Desde MA Psicólogos, especialistas en niños, adolescentes y adultos queremos hablar de cómo una buena organización puede ayudarnos a tener más tiempo para nuestro ocio y descanso.

Todos somos conocedores de nuestras obligaciones y tareas del día a día, pero de alguna manera a veces no nos hacemos cargo de ellas de la manera más eficiente. Vamos a hablar de la importancia de una buena organización, pero no debemos olvidar que a veces el problema no es la organización en sí, sino la postergación y procastinación de las tareas previstas.  Ese ya sería otro tema, por tanto nos centraremos ahora en el orden de las tareas en nuestras vidas.

A todos nos gusta tener tiempo libre, o tiempo para invertir en aquellas tareas que nos reportan bienestar y buenas sensaciones. Sin embargo, esto en la sociedad en la que vivimos no siempre es tan factible como desearíamos debido al alto ritmo que se impone. Un ejemplo fácil para entrar en materia: un niño tiene deberes y se le dice que podrá jugar cuanto quiera cuando los termine. Siendo inteligentes y analizando la situación, quizás la mejor alternativa sería hacer los deberes antes que otra cosa para poder disfrutar del mayor tiempo posible después. ¿Sucede esto siempre así? Evidentemente no. Está claro que en la vida de un adulto hay muchas más obligaciones que en la de un niño, pero sin duda a veces nos ocurre algo similar al ejemplo anterior.

¿Qué podemos hacer? Pues claramente lo primero sería organizar nuestro día a día con antelación, es decir, no realizar la organización durante la propia jornada. Sería deseable hacerlo al menos el día anterior, para poder ir encajando las piezas del puzle lo mejor posible. Organizar tanto las tareas como el espacio donde se realizan, siendo conscientes de dar los menores viajes posibles y de esta manera ahorrar tiempo también en nuestros desplazamientos. Ser conscientes de la velocidad de resolución de cada tarea según nuestra propia experiencia, para poder anticipar los plazos de ejecución lo más ajustadamente posible. Y por supuesto, dejar un intervalo de tiempo para imprevistos, muy frecuentemente los habrá. De esta manera estaremos mejorando la organización, dejándonos claro a nosotros mismos lo que tenemos que hacer y sobre todo ayudándonos a motivarnos para resolver todo eso con la recompensa de disfrutar del trabajo bien hecho por un lado y del tiempo ahorrado para poder disfrutarlo por el otro.

Intenta compaginar horarios

Tratar de compaginar horarios con nuestros seres queridos para poder compartir los ratos de ocio es otra estrategia muy positiva en este sentido. Conseguiremos así no sólo involucrarnos en nuestra organización, sino también llevarlo al plano familiar con el objetivo de conseguir beneficios para todos. En el fondo, de lo que se trata es de entrar en una dinámica donde se vayan consiguiendo los plazos y objetivos programados, para que pase a convertirse en un hábito.

Cuando se vaya consiguiendo ese hábito, veremos cómo es mucho más posible de lo que creíamos en un principio sacar tiempo para nuestros hobbies y actividades de ocio, de modo que nuestra vida se hará un poco más interesante y motivadora. Trabajando en estas pequeñas pautas podremos conseguir resultados antes de lo que nos imaginaríamos… ¿te atreves a ponerlo en práctica?

 

Deja un comentario

6 + 19 =