¿Valoras objetivamente tus logros?

Desde MA Psicólogos, especialistas en niños, adolescentes y adultos  vamos a hablar acerca de la importancia de valorar objetivamente nuestros logros.

A veces no valoramos lo bueno de una forma adecuada y nos centramos exclusivamente en lo que hay que mejorar. De esta forma no otorgamos la importancia que merece nuestro trabajo. Es muy necesario hacer una correcta valoración de nuestras obras, ya que nuestra autoestima se verá reforzada positivamente y de esta manera nuestra motivación para la realización de acciones incrementará. Del mismo modo, cuando valoramos correctamente nuestros logros, podremos recompensarnos o premiarnos por ello, haciendo que nuestras obligaciones adquieran una dimensión mejor para nuestras vidas.

Debemos ser conscientes de nuestra atención selectiva. Esto es, la tendencia a fijarnos en los componentes negativos de las situaciones o partes de nuestro día a día. Ver lo conseguido nos ayuda a tener una mejor perspectiva. Sin duda esto generará un clima propicio a fijarnos nuevos retos o metas, con lo que nuestra actitud tomará una dirección más positiva.

A la vez que valoramos nuestras acciones, de forma encubierta estamos valorando nuestras capacidades. Sentirse capaz es una de las mejores sensaciones a la hora de encarar situaciones o momentos. Tener la capacidad y saberlo es un arma muy potente para afrontar nuestras vidas, que debemos acompañar del sacrificio para asegurarnos los mejores resultados. Esta combinación nos acercará al éxito.

Una autoestima adecuada significa confianza y seguridad en nosotros mismos. Estas dos variables nos ayudan a mostrar todo nuestro potencial, que se necesitará sobre todo en las circunstancias adversas, tanto de la vida en los distintos ámbitos como en ella misma de forma global. Todo ello, en el entorno laboral ayuda a tener un mejor clima, que será un factor determinante  para  trabajar a gusto y rendir de forma óptima.

Con todo ello, queremos hacer hincapié en la importancia de valorar nuestros logros correctamente, si bien es cierto que mejorar posibles errores es otro aspecto determinante para el aprendizaje y en ocasiones algo imprescindible para la superación de circunstancias complicadas. ¿Te atreves a ponerlo en práctica?

Deja un comentario

dieciocho − 12 =