984 10 63 41 - 672 22 86 86(Puedes pedir cita de 8h a 22h, de lunes a domingo)

La importancia de asumir cuándo tenemos un problema

La importancia de asumir cuándo tenemos un problema

Desde MA Psicólogos, especialistas en niños, adolescentes y adultos, hoy vamos a abordar la importancia de asumir cuándo tenemos un problema, y  éste comienza a tener importancia para ser preocupante.

Para empezar debemos señalar que todo el mundo tiene problemas. Si bien dependen de muchos factores, es cierto que a todos nos generan cierto malestar, y que esto no es para nada agradable independientemente de que sea un tema capital o algo menos determinante. La cuestión es que vamos enfrentándonos en nuestro día a día a esas situaciones que se generan y que debemos superar para lograr nuestros objetivos, ya sea en los estudios, trabajo, familia… y que repercuten en nuestro bienestar de forma importante. Hemos mencionado una palabra que es clave, enfrentarse, requisito indispensable para la resolución de una situación problemática, y que no siempre nos genera pensamientos y emociones positivas debido a la ansiedad e incertidumbre que se crea ante ese afrontamiento.

Miedo al fracaso, influencia actual.

Con la situación socio-económica actual, en MA Psicólogos, hemos tenido la oportunidad de comprobar que cada vez son más lo casos que llegan hasta nuestra consulta con este problema de base: miedo al fracaso.

A qué nos referimos exactamente con miedo al fracaso:

Sería la ansiedad generalizada a través de las metas impuestas o autoimpuestas, el miedo a no lograr su consecución, a fracasar como persona, trabajador, padre, madre, amigos, pareja, etc.

En muchas ocasiones, el miedo al fracaso, incluso coarta la toma de iniciativas (no voy a decir o hacer esto porque y si…sale mal).

Es miedo, temor o intranquilidad, en ocasiones se generaliza, imponiéndose en nuestra toma de decisiones diarias, dificultándonos tareas que antes casi nos resultaban mecánicas (como por ejemplo, llamo a fulanito para salir y si…piensa que soy un pesad@, la imposición de castigos a los pequeños de la casa, etc)

Con lo que, el miedo al fracaso, en un principio puede sonar como algo muy drástico, que le ocurre a personas inseguras, pero no es así. Todos tenemos en nuestro interior un pequeño duendecillo que se empeña en describirnos lo que ocurriría si las cosas no salen como nos esperamos.

Y claro, tal y como está la situación económica en España, ese duendecillo ha crecido.