¿Qué es la teoría del apego?

Desde MA Psicólogos, especialistas en niños, adolescentes y adultos hoy vamos a hablar sobre la teoría del apego.

La teoría del apego es desarrollada fundamentalmente por John Bolwby, y fundamenta la dinámica de las relaciones a largo plazo entre los seres humanos. Nos habla del desarrollo de la relación del niño con al menos, un cuidador principal para que su desarrollo social y emocional se produzca con normalidad.

A partir de estos estudios realizados por Bolwby surgieron otros, que reforzaron sus conceptos básicos entre los que destaca Mary Ainsworth. Que desarrolla cuestiones como la descripción de la denominada “base segura” y el apego seguro, inseguro-evitativo, inseguro-ambivalente y apego desorganizado. 

Existen muchas otras teorías al respecto, pero el impacto e importancia de esta la hacen indispensable a la hora de manejar los conceptos fundamentales en este campo.

Tipos de apego

Queremos mostraros estos tipos de apego con el objetivo de que conociéndolos, podáis evaluar qué tipo de apego proyectáis en vuestros hijos y fomentar buenos vínculos. 

Apego seguro. Es el apego más sano de todos y se da cuando el niño siente la incondicionalidad por parte de sus progenitores y tiene la certeza de que no van a fallarle. Este apego se da cuando el cuidador proporciona seguridad y se preocupa de establecer una comunicación y un contacto con el menor. No les supone un esfuerzo unirse íntimamente a las personas y no les provoca miedo el abandono. Pueden llegar a una vida adulta independiente, sin prescindir de sus relaciones interpersonales y los vínculos afectivos. 

Apego inseguro-evitativo o evitativo. El apego evitativo aparece cuando los cuidadores no proporcionan la seguridad suficiente para el menor, haciendo que este, desarrolle una autosuficiencia compulsiva y un distanciamiento emocional de los mismos. Estos niños, no suelen llorar cuando se separan de su cuidador y evitan el contacto .Esta conducta puede llegar a confundirse con la seguridad, pero en realidad, provoca un gran sufrimiento al menor. Estos niños suelen presentar grandes cuotas de estrés y crecen sintiéndose poco valorados, teniendo a la larga problemas de intimidad con los demás.

Apego inseguro-ambivalente. La ambivalencia emocional genera angustia. En este tipo de apego, el niño no confía en sus cuidadores y crece con una sensación de incertidumbre e inseguridad, debido a la inconstancia e inconsistencia en los cuidados o a la ambivalencia de los mismos. Estos niños tienden a presentar miedo y gran angustia ante las separaciones así como también suelen tener dificultades para calmarse cuando el cuidador reaparece. Los menores necesitan la aprobación de los cuidadores y vigilan de manera permanente que no les abandonen.

Apego desorganizado. Es una mezcla entre el apego ansioso y el evitativo y viene causado por una conducta insegura o negligente de los progenitores.El niño presenta comportamientos inadecuados y contradictorios, no confía en su cuidador e incluso puede llegar a sentir miedo hacia él. Son niños inseguros con tendencia a reacciones impulsivas o explosivas y con mala gestión de sus emociones.

Con todo esto resulta más que evidente la importancia de generar y desarrollar un apego seguro como vínculo entre el niño y el adulto en los primeros compases de su vida. Sus consecuencias en el desarrollo, gestión emocional y relaciones sociales son múltiples e importantes, con lo que debe ser un tema a tener muy en cuenta en los cuidados y educación del niño.

Papis, mamis, ánimo con la gestión del apego!

Sabemos que es complicado, todo un reto educar y cuidar.

¡Para cualquier dificultad o duda os esperamos en MA Psicólogos Oviedo!

Deja un comentario

cinco × 3 =