¿Qué es la filia y la parafilia?

Desde MA Psicólogos Oviedo, especialistas en niños, adolescentes y adultos vamos a hablar sobre el concepto filia y parafilia.

¿Qué es la filia?

Una filia es por definición una simpatía o afición por una determinada persona o cosa. Cuando hablamos de ello, desde el ámbito psicológico, hablamos de una atracción a determinadas realidades o situaciones, por lo que estamos hablando de lo contrario a las fobias.

Muchas personas las asocian exclusivamente con la temática sexual, pero lo cierto es que no tiene que ser así. Hablamos, por ejemplo de bibliofilia (amor por los libros), francofilia (simpatía por aquello que represente lo francés), etc.

¿Qué es la parafilia?

Sin embargo, sí que es cierto que es recurrente que entrando en esta materia surja el término parafilia: filia centrada en el ámbito sexual, con sus particulares características. Una parafilia llega a serlo cuando una filia pasa de la mera atracción a la excitación , pudiendo llegar en ocasiones a causar algún daño en el objetivo de generar placer. Un placer que sólo se satisface por este medio.

Una parafilia supone un patrón de comportamiento sexual donde el placer se percibe más que por el acto en sí, por variables adyacentes, como puedan ser objetos, vestimentas o características en principio menos habituales. Por supuesto, la excitación del sujeto viene dada por estas circunstancias, y la existencia de fantasías al respecto es común y recurrente. En la actualidad comienza a ser algo menos estigmatizado, pero lo cierto es que a lo largo de la historia no estaban precisamente bien vistas a nivel social.

Son mucho más habituales de lo que creemos, y realmente cada individuo tiene sus propias preferencias.

Algunas son muy conocidas, como el fetichismo (a través del uso de objetos), o el exhibicionismo (exponiéndose en público). Otras en cambio no tanto, como el sadismo (infligir sufrimiento psíquico o físico a otra persona para experimentar placer sexual), froteurismo (placer sexual a través del frotamiento de órganos sexuales con otra persona sin consentimiento), hipnofilia (excitación al contemplar personas dormidas), podofilia (excitación al ver, oler, acariciar… pies), hay un largo etcétera.

Cuando ello conlleva malestar para la persona, se deben buscar soluciones encaminadas a una sexualidad sana, que no coarte al individuo ni afecte negativamente a su entorno. Puesto que en ocasiones sólo se es capaz de disfrutar a través de la parafilia, llegando a crear una obsesión.

La búsqueda de ayuda profesional puede ser fundamental en este punto para vivir de forma sana y con naturalidad la sexualidad.

Deja un comentario

6 + dieciocho =