La importancia de luchar por nuestros sueños

Desde MA Psicólogos, especialistas en niños, adolescentes y adultos vamos a hablar acerca de la importancia de luchar por nuestros sueños.

Parece muy utópico, luchar por nuestros sueños. Y sí, tiene un componente soñador, pero necesario. De alguna manera de lo que estamos hablando es de plantear metas en nuestras vidas e ir a por ellas. Puede ser cualquier cosa, desde regentar un local, a viajar a un punto del planeta, llevar determinado modo de vida… No es cuestión de frivolizar ni de ser pueriles. Evidentemente el ritmo de vida actual nos pone los pies en la tierra de forma constante y enérgica. Algo que nos hace responsabilizarnos de nuestras obligaciones y demandas del día a día. Pero, si reflexionamos de forma profunda  e intensa, seremos conscientes de que hay determinadas metas a las que podremos llegar… si bien conllevarán un gran esfuerzo, determinación y sobre todo motivación y actitud.

La vida es un camino demasiado corto y lleno de incertidumbres como para quedarnos con las ganas de haber realizado algo. Dice el proverbio que lamentarás más las cosas que no hiciste que las que hiciste, y no le falta razón. Evidentemente todo esto debe estar dentro de un marco de realidad y posibilidades factibles. Así pues queda plantearse el cómo y el cuándo. Organizarse y ser metódico es algo esencial para llevar a cabo este tipo de acciones. Sobre todo debemos superar momentos complicados, donde aparentemente el objetivo no se va a cumplir, perseverando y manteniendo nuestra mente fuerte. La mayoría de las grandes gestas de la humanidad han tenido estas fortalezas. ¿Quién dice que nosotros no podamos hacerlo, aunque sea a menor escala? O quizás la escala no sea tan pequeña, basta con tomar algunos ejemplos de personas que llevadas por el empeño de conseguir sus objetivos labraron éxitos increíbles en sus vidas.

En el fondo estamos hablando de prioridades. Resulta esencial saber privarse de ciertas cosas para llegar a otras, o lo que es lo mismo, hay que ser selectivo. Tenerlo todo no suele ser realizable. No siempre es fácil privarse y por ello tener altura de miras y perspectiva resulta muy importante. Debemos recordarnos qué es lo que realmente buscamos y queremos para aceptar hacia dónde debemos ir. En ese sentido, saber sacrificar ciertos aspectos es una variable clave para la consecución de esa meta mayor. Los miedos siempre surgirán en esta etapa, y debemos enfrentarnos a ellos. Es la única manera de vencer. A veces no se consiguen las metas a la primera, ni a la segunda… pero sólo los que perseveran lo conseguirán.

Ciertamente resultará de ayuda despiezar ese gran objetivo o meta en varios más pequeños para centrar nuestros esfuerzos e ir cumpliendo etapas en la consecución “del sueño”. Trabajar en cada parte acabará por sumar ese todo final que añoramos con tanto deseo. Más que probablemente conseguiremos nuestros objetivos, y si no fuera así, en el final de nuestra existencia deberíamos de saber valorar ese esfuerzo realizado, ya que sólo habla positivamente acerca de nosotros y de nuestra forma de entender la vida. No será NUNCA un esfuerzo en vano. Pero… la idea es intentarlo, luchar y perseverar. Nunca es demasiado tarde para intentar lograr nuestros sueños. ¿Te atreves a intentarlo?

Deja un comentario

cinco + ocho =