Los beneficios de conectar con la naturaleza

Desde MA Psicólogos Oviedo, especialistas en terapia para niños, adolescentes y adultos hoy queremos compartir con vosotros los beneficios de conectar con la naturaleza.

La mayor parte de las personas pasamos más tiempo del que deberíamos sentados. O, por el contrario, levantados pero realizando una tarea monótona y rutinaria en nuestro trabajo.

Nuestro cuerpo no está pensado para eso, y por ello es imprescindible realizar actividad, ejercicio o deporte, para así compensar ese sedentarismo al que tiende nuestra sociedad.

Cada vez más, la población se concentra en las ciudades, con lo que las posibilidades de realizar deporte siempre vienen de la mano de los gimnasios, piscinas, canchas… No tenemos nada en contra de todo este tipo de instalaciones, todo lo contrario, pero hoy queremos alabar los beneficios del medio natural.

La importancia de moverse

Y es que, los seres humanos estamos conformados para estar en la naturaleza.

Las ciudades están diseñadas para tener zonas verdes, y evidentemente esto tiene muchas razones detrás. Bien sea en estas zonas o en el ámbito rural, el mero hecho de pasear, sentarse o hacer una actividad recarga nuestras pilas. Son los sonidos alejados del mundanal ruido, son los olores de las plantas, el tacto de la hierba, arena, agua… Necesitamos esa conexión para ser funcionales, para estar sanos.

Cada individuo tiene sus particularidades y gustos, pero es innegable que rodearnos de biodiversidad genera un sinfín de beneficios.

Ser conocedores de esto debe ser tomado muy en cuenta. Pero no sólo para organizar nuestras vacaciones o días libres… sino para que nuestros días complicados tengan una alternativa sana.

Si sabemos que cuando estamos sobrecargados en el trabajo, o tenemos estrés, o simplemente un mal día, nos sienta estupendamente el contacto con el medio natural… deberíamos jugar esa baza con mayor asiduidad.

Más si cabe cuando la velocidad en la naturaleza va a otro ritmo mucho más pausado que la vorágine de nuestras ciudades. Bajar el ritmo, permitirse contemplar, escuchar… son cosas aparentemente tan sencillas… como raramente valoradas.  

Podemos ser más o menos urbanitas y disfrutar nuestra vida felizmente en las ciudades. Ojalá sea así, pero no estamos desmereciendo tales facultades. Hablamos de la importancia de conectar con la naturaleza del modo que sepamos que mayor beneficio nos genere (sea una playa o una zona verde).

Tener en cuenta factores como esto nos generará alternativas para el manejo de situaciones complejas en nuestras vidas, como bien puede ser el estrés.

Estar en al ámbito natural no va a solucionar nuestros problemas per se. Deberemos aplicar otras herramientas y técnicas, contacto social, familia… pero sumarlo ligado a lo natural será un plus para facilitar la gestión de nuestra realidad. Para desconectar, resetear, buscar soluciones o simplemente descansar.

El verano es buen momento para empezar a probar nuestra recomendación, buscar vuestro lugar, dónde más cómodos os sintáis al aire libre y en contacto con la naturaleza.

Y tú, ¿dónde te relajas?

Deja un comentario