¿Qué son la disforia y disforia de género?

Desde MA Psicólogos Oviedo, especialistas en niños, adolescentes y adultos, vamos a hablar sobre los conceptos disforia y disforia de género.

La disforia es por definición el antónimo de la euforia, esto es, una emoción desagradable o molesta, semejante a la tristeza, con irascibilidad y ansiedad. Está presente en muchos trastornos, sobre todo en los depresivos y los relativos a la ansiedad entre otros. 

Es por tanto, algo más común de lo que se cree, y no necesariamente tiene que estar presente en un trastorno, sino que puede darse en circunstancias adversas en momentos puntuales, como puede ser el duelo, por ejemplo.

Disforia de género

Hoy en día, este término ha ido teniendo variaciones, y una de las más relevantes y fundamentales es la disforia de género. Este concepto, de gran repercusión en la actualidad, tiene que ver con el trastorno de identidad de género. Así pues nos referimos en este caso a una discordancia entre la identidad de género y el sexo biológico. Vemos pues que las personas afectadas no se sienten identificadas con su sexo asignado en el momento del nacimiento, causándoles un gran malestar. Hablamos abiertamente de algo que tiene gran relación con las personas transgénero, aunque no todas se sienten afectadas.

La disforia de género no sólo se caracteriza por esa marcada diferencia entre la identidad de género y el sexo biológico, sino que va más allá. Hay un gran deseo de ser tratado como el género alternativo, una gran voluntad de deshacerse de las características sexuales biológicas y de disponer de las del género identitario. Por supuesto que estas cuestiones generan malestar y angustia, pero no debemos obviar las complicaciones que todo ello conlleva a nivel social. No sólo por los prejuicios y falta de aceptación que surgen en muchas ocasiones, llevando a la discriminación, sino por las propias inseguridades que tiene la persona. Inseguridades que afectan desde la escuela a la familia, pasando por las relaciones personales y el trabajo. Hablamos de características tan aparentemente simples como la vestimenta o el nombre… factores clave en dichas personas.

Si algo debemos hacer es reflexionar sobre estos factores y tratar de empatizar de la mejor manera para comprender y así aceptar a la persona, sus familias y allegados. 

El apoyo es determinante

No se trata de una decisión basada en caprichos o modas, de forma que hablamos de personas que presentan dichas características de forma prolongada en el tiempo y no como algo puntual. Recibir apoyo, información al respecto y sobre todo que la incertidumbre no reine en este sentido, se convierte en algo elemental. 

No se debe dudar a la hora de pedir consejo, ayuda e información, ya que en pleno siglo XXI sigue siendo una temática tabú y que debe ser cada vez más visible y no estigmatizada.

Deja un comentario

diecisiete − uno =